AS.com NBA

Jueves, 27 de Noviembre de 2014

#
Los Angeles Clippers
  • Año de fundación: 1970
  • Pabellón: Staples Center
jugador de baloncesto
Iñako Díaz-Guerra

Chris Paul es el hombre que cambió la historia del baloncesto en Los Ángeles. El 8 de diciembre de 2011 fue traspasado por New Orleans a los Lakers sólo para ver cómo, por primera vez en la historia, David Stern vetaba un trade. Cuatro días después, el base acabó en los Clippers para cambiar la tradicional jerarquía de la ciudad californiana. Mientras los Lakers se autodestruían, los Clippers enterraban su leyenda con dos clasificaciones seguidas para playoffs, algo que sólo habían logrado cuatro veces en los 35 años anteriores. No, no es una errata.

Pero la ambición de Paul es famosa con motivo. Este verano le tocaba renovar y puso condiciones: ya no le bastaba ser un animador, exigía un paso al frente, luchar por el anillo. Y la franquicia respondió. El primer paso era obvio, contratar un entrenador, uno de verdad, tras demasiado tiempo viendo a Vinny del Negro conducir un Ferrari como un abuelo miope, a 40 y dando tumbos. Pero los Clippers sorprendieron por ambiciosos y sacaron de Boston a Doc Rivers, probablemente el mejor entrenador en activo no apellidado Popovich, a cambio de dos primeras rondas. El salto de calidad es enorme y, además, Rivers ya ha ganado un título. La experiencia cuenta.

La siguiente tarea era reforzar los puestos de alero, donde sólo Jamal Crawford (puntos a borbotones desde el banquillo) y el viejo zorro Matt Barnes tenían nivel de equipo importante. En un hábil traspaso alrededor de Bledsoe lograron a Redick y Dudley, dos titulares inmediatos que aportan tiro, defensa, seriedad e inteligencia. Perfectos complementos.

Se suma todo esto a lo que ya había. Paul se aferra al trono de mejor base de la Liga, pese al momento de gloria que vive el puesto. Blake Griffin sufre el efecto Dominique Wilkins: es tan espectacular que no se valora su nivel global pese a su progresión constante; ya es uno de los mejores pívots pasadores y ha añadido armas a su arsenal anotador. Y la incógnita sigue siendo DeAndre Jordan que lo tiene todo para ser determinante en defensa menos la cabeza. Con una rotación interior pobrísima, por su inconsistencia se pueden escapar los sueños de los Clippers.

entrenador de baloncesto
V. Del Negro
  • Años en la NBA : 4
  • Equipos: Chicago,
  • LA Clippers
  • Mejor marca: 40-26
  • Anillos: -
Vinny Del Negro

Del Negro es uno de esos entrenadores que provocan opiniones absolutamente dispares en el entorno NBA. Algunos creen que es un buen entrenador para desarrollar el talento de los Clippers y llevar a la franquicia al siguiente nivel pero son muchos los que piensan todo lo contrario y esperan con el arsenal listo para disparar sobre él ni se cubren las expectativas en el 'hermano pobre' de Los Angeles, ahora menos pobre que nunca. Así, entre opiniones enfrentadas, se fraguó su salida de Chicago Bulls a pesar de que cumplió con su trabajo en dos temporadas de 50% de victorias y presencia en playoffs y trabajó duro en el desarrollo de Derrick Rose o Noah.

Con sólo 45 años, muchos recuerdan todavía más al Del Negro jugador: 12 temporadas en la NBA y dos en la liga italiana. Formó parte de Sacramento, San Antonio, Milwaukee, Golden State y Phoenix. Disputó 771 partidos en los que promedió 9 puntos y 3 asistencias por partido. En Italia (1990-1992) ayudó a que el Benetton de Treviso lograra su primer campeonato de liga y fue nombrado MVP de los playoffs en el año del título. Ahora tiene un reto mayúsculo ya que tiene entre manos una plantilla que, bien conjuntada y dirigida, puede aspirar a la consecución del anillo. Con los playoffs como absoluta obligación, a Del Negro se le medirá por su capacidad para llevar al equipo un paso más allá, y eso es la final del Oeste. Un reto enorme pero una opción real para un equipo con mimbres para ser una alternativa a Thunder, Lakers y Spurs.

Análisis de la franquicia

Los Clippers, en tal vez su proyecto más serio y ambicioso, ganaron en la temporada del lockout 40 partidos, finalizaron quintos del Oeste y llegaron a segunda ronda de playoffs. Buena caza para un grupo de jugadores renovado y aún más potente al que le toca dar subir un escalón más, llegar al siguiente nivel. El terreno ilusionante pero peligroso en el que muchas veces desaparece el suelo debajo de los pies. Las expectativas son enormes y avanzar implica llegar a la final del Oeste, un reto tremendo en una Conferencia en la que parten entre los candidatos a a la altura de Spurs y sólo por detrás de Oklahoma City Thunder y, tal vez, sus vecinos de dorado y púrpura.

Parte de las posibilidades de crecimiento están en el desarrollo de la pareja interior, un Blake Griffin que tiene que ser más efectivo que espectacular, y que tiene todavía mucho margen de mejora, y un DeAndre Jordan con un potencial para ser un pívot de primer nivel que todavía no ha desarrollado. La rotación exterior ha cambiado y se ha vuelto más profunda, más variada, de un nivel enorme. A la batuta de Chris Paul se suma el regreso tras la larga lesión de Billups y la plenitud de Eric Bledsoe. En las alas sigue Caron Butler y se han ido Randy Foye, Nick Young y Mo Williams pero han llegado Grant Hill, Jamal Crawford y Willie Green. También busca redención Lamar Odom y ha regresado otro ex que hace plantilla, Matt Barnes. Los Clippers tienen, en definitiva, una plantilla enorme, equilibrada y llena de variantes y talento. Ha llegado la hora de mirar hacia adelante y jugar con la ambición necesaria para dejar de ser una de las franquicias malditas de la NBA

.

.

Miembros del Basketball Hall of Fame

  • Bob McAdoo
  • Bil Walton.

Numeros retirados

  • Ninguno
Object
Secciones
Otros medios Asociados
© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00
MEDIOS ASOCIADOS:
OTROS MEDIOS: