AS.com AS de Espadas

Lunes, 24 de Noviembre de 2014

TOROS | OLIVENZA

Alejandro Talavante matiza la decepción con una oreja

La buena imagen de Alejandro Talavante, que cortó la única oreja, y detalles de Morante, que bien pudo cortar otra, lo mejor del cierre de Olivenza.

  • Desplegar
  • Desplegar
  • Enviar por email
  • Imprimir

¿Para qué sirve cada uno?

Facebook

Comparte nuestras noticias con tus amigos en la red social que utilizan millones de personas en todo el mundo.

Twitter

Comparte tus noticias favoritas con tus amigos.

Tuenti

Comparte nuestras noticias con tus amigos en esta popular red social.

meneame

Sitio web que se sirve de la inteligencia colectiva para dar a conocer noticias. Los usuarios registrados envían historias que los demás usuarios del sitio pueden votar.

OLIVENZA 2

Plaza de toros de Olivenza. Última de feria. Lleno.


Cinco toros de Zalduendo y un sobrero (4º) de Garcigrande. Nobles, pero de poca transmisión en líneas generales.


Morante de la Puebla, silencio y ovación.


José María Manzanares, silencio y ovación.


Alejandro Talavante, ovación y oreja. Juan José Trujillo y Luis Blázquez saludaron tras banderillear al quinto.

MUNDOTORO | 03/03/2013

Más que la oreja que ha cortado Alejandro Talavante, balance numérico pobre para la tarde, cuenta su imagen de toda la tarde en el cierre de Feria en Olivenza. El extremeño tuvo el único lote con cierta transmisión de una decepcionante corrida de Zalduendo, y con ella dio imagen de absoluta confianza. Salvó con su actuación ante el sexto la sensación de decepción entre el público que llenó el coso pacense. Arranca bien su temporada española. En otra tarde, y con mejor espada en su primero hubiera cortado otra oreja y hubiera salido en hombros. Y quizá en otra tarde, no tan fría, Morante también hubiese cortado una oreja al cuarto, luego de haber regalado momentos de gran belleza al primero. La mereció el sevillano en una faena larga, paciente, como ya ha mostrado esta temporada americana, haciendo a más a su toro. Sólo fue ovacionado.

Quien no tuvo nada que hacer fue José María Manzanares: un toro rajado y el otro absolutamente soso. Al menos los mató bien. El fracaso de la tarde pudo estar en la corrida de Zalduendo, cuyo problema radicó en sus bonitas hechuras. Porque poseerlas y no embestir, que apenas lo hicieron sus toros, no sirvió al público, bastante enfriado en su ánimo esta jornada vespertina.

Alejandro Talavante planteó una faena muy larga al que cerró ciclo, un toro cuya única virtud fue su duración. Embistió con genio y muy inciertamente el de Zalduendo, soltando incluso la cara por encima del palillo de la muleta. Talavante, poco a poco fue alternando manos para hacer al astado. Supo aguantar la tendencia del sexto de frenarse a la mitad de cada tercer muletazo. Una faena realmente meritoria que, tras estocada, significó para la estadística una oreja. El tercero, de perfectas hechuras, sufrió una voltereta en el primer tercio, lo que condicionó que no se le picara apenas. Por ello llegó muy rebrincado, con cierta violencia en su embestida, a la muleta de Alejandro Talavante. El torero extremeño lo llevó muy por abajo, exponiendo mucho, acortando distancias y resolviendo con facilidad cuando se violentaba el de Zalduendo. Perdió premio tras dos pinchazos y descabello.

El cuarto bis de Garcigrande que reemplazó al devuelto de Zalduendo, manso y con problemas de vista, resultó desclasado. Fue en línea recta y a su altura, lo que dificultaba ligar el segundo muletazo. Morante, que hizo un esfuerzo notable, pasó mucho rato en su cara. Incluso mostró recursos al apretarle el toro y ponerle en aprietos, situación que resolvió con unos toreros doblones. Mató de media estocada y el público, algo frío en su respuesta, sólo le ovacionó. Al primer toro, protestado por la falta de kilos en tablilla, que no por presencia, lo recibió bien de capote Morante. Destacó un posterior quite por chicuelinas y una inicio de faena de muleta con la derecha, pero el toro se acabó pronto.

José María Manzanares no tuvo opción en toda la tarde. Apenas sí pudo sujetar al muy rajado segundo en una tanda en la muleta, pero en cuanto el de Zalduendo veía los adentros, se iba, imposibilitando la continuidad. Hábil a espadas. Tampoco tuvo raza ni apenas opciones el quinto de Zalduendo. El astado se movió, cuando lo hizo, con genio, sin emplearse. Manzanares lo toreó lo mas limpio posible por ambos pitones y remató de un gran espadazo.

También te puede interesar:

    anterior siguiente

    Otras ediciones


    Secciones
    Otros medios Asociados
    © DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00
    MEDIOS ASOCIADOS:
    OTROS MEDIOS: